LACROIX City

Smart mobility

En los últimos 5 años, hemos sido testigos de la aparición de nuevas innovaciones, aunque sin lugar a dudas, este año 2020 ha sido el que ha marcado un antes y un después en nuestra percepción de la movilidad. De hecho, cerca de 4 mil millones de personas se han visto sometidas a distintas restricciones de movimiento en el mundo, con las consecuencias que este hecho ha tenido en términos de movilidad dentro de los territorios. Más que transformar la oferta en sí, en estos últimos meses todos hemos experimentado un profundo cambio, tanto en el comportamiento como en la mentalidad. ¿Hemos sabido adelantarnos a ello? Para nada.

Sin embargo, estos últimos años, hemos sabido reorganizarnos reinventando nuestra oferta y por lo tanto, reinventando la smart mobility. Esta última se posiciona y se consolida en un territorio conectado, inteligente y sostenible: conscientes de ello, hemos sabido reinventarnos en torno a unas nuevas convicciones que se perfilan claramente: hacer que la movilidad sea sostenible, rentable y resiliente. Esta reflexión, presente desde hace varios años en LACROIX City, junto con este cambio total de modelo que vivimos en la actualidad, nos invita tanto a los actores públicos como privados a plantear el futuro de la movilidad de una forma diferente y a situarla en una perspectiva sostenible.

Aunque sea demasiado pronto para sacar conclusiones, las numerosas preguntas que nos hacemos representan otras tantas áreas de innovación para el personal de LACROIX City. Un territorio inteligente no se construye solo sobre la base de unos sensores, sino desde una visión coherente con las necesidades de los ciudadanos: en este sentido, dicha coherencia tan anhelada en el terreno se hace eco de la que hemos querido encarnar mediante la reunificación y la complementariedad de nuestros conocimientos (alumbrado público, señalización, tráfico, V2X).

Todas las crisis son catalizadoras de cambio: tienen un impacto en nuestro negocio principal y agilizan las transformaciones que ya estaban en proceso, diseñadas por nuestro personal e implementadas a diario por nuestros clientes. Sigamos cuestionando nuestra visión de la movilidad replanteando nuestros esquemas habituales para transformar el modelo que conocemos actualmente, tanto desde el punto de vista tecnológico como medioambiental y social.